Pros y contras de deshuesar un jamón

¿Os gusta el jamón? Para mi el jamón está por encima de todos los demás fiambres que tenemos. Me encanta, está buenísimo. Desde hace un tiempo me apetece comprar un jamón pero no me decido en si comprarlo una pata entera o una pieza deshuesada. Después de una visita a Jamones Vallejo, ya tengo claro los pros y contras de deshuesar un jamón.

Ventajas de un jamón deshuesado

Comodidad: la principal ventaja de un jamón deshuesado es la comodidad. Su tamaño nos permite poder almacenarlo de una forma más fácil, ya que no necesitas jamonera y su transporte de la tienda a casa será más sencillo.

Pros y contras de deshuesar un jamón

Versatilidad: al tener una pieza sin hueso, podemos lonchearla o picarla del tamaño y grosor que más nos guste. Por ejemplo, con la misma pieza podemos preparar unas lonchas finas para unos entrantes y además podemos trocearlo más grueso para hacer unos taquitos para croquetas o para saltear con unas habas.

Máximo aprovechamiento: al tener la pieza limpia vamos a utilizarla en su totalidad sin preocuparnos de esos trozos que nos quedan pegados al hueso porque no somos capaces de retirar con el cuchillo. Vamos, a mi me pasa siempre. Además, estas piezas de jamón se pueden comprar limpias y pulidas sin cortezas exteriores.

Caducidad: suelen tener una fecha de caducidad de 6 meses y siempre que esté dentro de su envase, conservará todas sus propiedades y no se secará.

Presentación: si has comprado un jamón y no se te da bien el corte con el cuchillo, comprar un jamón deshuesado te facilitará mucho la apariencia, ya que solo tienes que colocar la pieza en una cortadora de fiambres y presentar unas bonitas lonchas de jamón recién cortadas

Precio: los jamones deshuesados suelen ser piezas más pequeñas que las patas, por lo que el precio es más bajo, por ello es una opción más económica para personas que quieran un buen jamón ibérico para consumir ellos mismos.

Inconvenientes de un jamón deshuesado

Pierde encanto: uno de los principales inconvenientes es que se pierde la magia e ilusión de tener una pata en su jamonero. Puede que para muchos sea una tontería, pero para otros será una gran desventaja no poder admirar su jamón en la cocina. Y no solo hablamos de la presentación del jamón, también perdemos ese ritual de cortar esas finas lonchas a cuchillo sobre el jamonero.

Conservación: es muy importante que se guarde en la nevera para evitar que se estropee.

Consumo: una vez abierto el envase, deberemos consumirlo relativamente rápido para que no se nos seque.

Máquina de cortar: si lo vamos a utilizar para lonchear, es muy recomendable comprar un máquina para cortar fiambres ya que hacerlo a mano puede ser peligroso.

Conclusión

Después de analizar minuciosamente los pros y contras de deshuesar un jamón, me han quedado claro dos cosas: si tienes poco espacio de almacenaje, la pieza deshuesada es tu opción; pero si dispones de espacio y se te da bien el cuchillo, no lo pienses y cómprate una buena pata para disfrutar de ella al máximo.

Así que nada, después de este análisis creo que me voy a decantar por comprar una pieza deshuesada, antes nunca me lo había planteado, pero solo somos 3 en casa y una pata se nos terminará estropeando. Además, para ser sinceros, el corte a cuchillo no me sale muy bien, me quedan muy grueso e irregular.

¿Y vosotros? ¿Qué soléis comprar? ¿Os habíais planteado antes comprar jamón deshuesado?