Bizcocho de mandarina

Hoy os presento el bizcocho estrella del momento (en mi casa): El bizcocho de mandarina.

Hace ya varios años, cuando estudiaba en la universidad, mi compañera de piso y yo decidimos hacernos reposteras por un día y nos inventamos una receta de bizcocho de mandarina.

No sabemos si fue la magia de ser novatas o que, pero el bizcocho salió perfecto y esponjoso. Obviamente no anotamos las cantidades y cuando volvimos a intentarlo, solo salían desastres una y otra vez.

Lo único que sabíamos era que llevaba 2 mandarinas enteras, nada de zumo, enteras. No teníamos exprimidor así que… ¿qué podía salir mal?

Años después parece que dimos con la receta (o una similar) y hoy decido compartirla con todos vosotros. Es muy fácil, batimos todos los ingredientes y listo, al horno. La parte más importante es que el horno esté muy caliente cuando metamos el bizcocho a hornear.

Receta de bizcocho de mandarina

Bizcocho de mandarina
Rendimientos: 8 Raciones Dificultad: Fácil Tiempo de preparación: 15 min Tiempo de cocinado: 20 min Tiempo total: 35 min

Ingredientes

0/6 Ingredientes
Ajustar las raciones

Instrucciones

0/9 Instrucciones
  • Precalentamos el horno a 180ºC con fuego por arriba y por abajo. Paso importante para que nos quede el bizcocho perfecto. Si metemos la mezcla con el horno frío se nos apelmazará y no quedará esponjoso.
  • Pelamos las mandarinas intentando que no queden muchas partes blancas y vigilando que no tengan pepitas (nuestros dientes nos lo agradecerán después). Trituramos con una picadora o una batidora la mandarina y reservamos.
  • En otro bol amplio batimos la mantequilla con el azúcar.
  • Seguidamente vamos incorporando los huevos uno a uno. Nunca integramos el siguiente hasta que el anterior esté bien integrado.
  • Por último, incorporamos la mandarina triturada y la harina con la levadura química previamente tamizados.
  • Engrasamos un molde con mantequilla y espolvoreamos con harina. Incorporamos la mezcla y horneamos sobre 20 min a 180ºC.
  • Para comprobar que está hecho podemos ir pinchando el centro del bizcocho con un palillo y cuando este salga limpio, significará que ya está listo.
  • Una vez horneado lo desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla para que no sude.
  • Finalmente espolvoreamos con azúcar glass para decorarlo.

Recuerda, si te ha gustado la receta, compártela en tus redes sociales.

Han probado la receta…

En twitter algunos usuarios han hecho la receta, y así les ha quedado: